Por fin resucita el artículo 202 de la ley 38 de 2000...

Por: Carlos Urbina

Hasta el fallo que motiva estas líneas, el artículo 202 de la ley 38 de 2000, ha sido olímpicamente ignorado en materia fiscal. Sólo podemos mencionar una breve excepción (ver salvamento de voto) que vino dada en un salvamento de voto.

El fallo que motiva esta noticia se dicta en apelación a la Resolución 201-9593 de 13 de septiembre de 2011 y versaba sobre un CAIR del año fiscal 2011. El fallo es la evidencia de que las palabras, aún dichas vía salvamento, tienen el poder de hacer al hombre pensar y cuestionarse los razonamientos que por años fueron vertidos en raras jurisprudencias que se llegaron a ver como guía suficiente para las acciones del TAT, la DGI e incluso el sector privado.

Resolución Original:

La resolución original fue negada de plano por haber sido firmada por el representante legal del contribuyente y no por el abogado que recibió poder en el caso. La DGI invocó el artículo 1199 del Código Fiscal que indica que las personas jurídicas deben presentar sus solicitudes mediante abogado.

Reconsideración del Contribuyente:

El contribuyente advierte que existía un poder en el expediente y que sólo ocurrió un error formal al presentarse la solicitud de CAIR con la firma del representante legal y no del abogado. La DGI en grado de reconsideración se limitó, vía Resolución 201-3532 de 20 de marzo de 2012, a decir que se había violado el artículo 1199 y confirmó el acto original.

Apelación del Contribuyente:

Entre los argumentos de apelación del contribuyente estuvo la reiteración del mero error en la persona que firmó el recurso y de la existencia de un abogado legítimamente constituído.

Fallo del Tribunal Administrativo Tributario:

El TAT, en su fallo, procede a indicar la violación del debido proceso y la violación a la tutela judicial efectiva sufrida por el contribuyente. Indica que la ANIP, por mandato del artículo 202 y otros concordantes de la ley 38 y del Código Judicial está en la obligación de subsanar las solicitudes imperfectametne realizadas por el contribuyente.

Por estas razones el Tribunal Administrativo Tributario declara la nulidad de todo lo actuado y ordena a la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos a fallar en el fondo la solicitud de no aplicación de CAIR del contribuyente.

Este fallo resuelve una apelación presentada contra una resolución que llevaba fecha de 13 de septiembre de 2011 y fue notificada el 3 de mayo de 2013.

La Resolución del TAT está numerada TAT-SAN-038 de 2013, en el expediente 110-2012 y llega a 1 año y 8 meses de la resolución recurrida.

Este fallo cambia la posición reciente del TAT que, en un caso similar, negó de plano la solicitud del contribuyente (ver fallo)

Vea fallo completo (ver fallo).