11 años después..., el TAT dice querer ver pruebas...

Por: Carlos Urbina

En un tiempo, las declaraciones rectificativas se captaban en forma automática en el sistema de la Dirección General de Ingresos. Por la decisión de alguien, cuya memoria nadie recuerda, este simple procedimiento se trasnformó en una especie de petición y en un posible acto administrativo.

Esta decisión ha hecho que existan miles de rectificativas "por aplicar". Este es el caso que nos ocupa ya que el contribuyente realizó una rectificativa en el año 2002.  Esta rectificativa durmió en cuenta corriente de la DGI, hasta que en 2008, se “niega”. Las razones para negar esta rectificativa pueden resumirse en tres frases “el contribuyente no aportó …”  “Sólo aportó…. Y esto no nos permite …”

Ni la DGI, ni el TAT dicen que necesitaban para aceptar esta rectificativa. La única razón de la rectificativa es que parte de los ingresos debieron ser colocados en la línea de “fuente extranjera”.

Resolución Original:

La resolución original fue negada por las mismas razones que la DGI encuentra para negar solicitudes a los contribuyentes. Esta vieja excusa consiste en que el contribuyente sólo aportó parte de la información o no aportó la información que quería ver la institución. En el caso que analizamos la DGI dice lo siguiente:

a. El contribuyente sólo aportó una carta de los auditores externos de la empresa que certificaba los pagos realizados a él.

b. La carta no definía las razones para considerar qué parte de la renta es exenta (por ser generada fuera del país) y renta gravada.

La Resolución de reconsideración fue notificada 3 años después de emitida (tiene fecha de Julio 2008 y fue notificada el 10 de Junio de 2011).

Reconsideración del Contribuyente:

El contribuyente advierte que la rectificativa se debe a un error de buena fe y reitera la carta dirigida a los auditores externos de su antiguo empleador que dividía en renta exenta y renta gravable el salario del contribuyente.

La DGI se limitó a decir que no existían elementos probatorios nuevos y por lo tanto negó la reconsideración del contribuyente.

Apelación del Contribuyente:

Entre los argumentos de apelación del contribuyente estuvo la reiteración del error de la firma de auditores e indicó que solicitó a la empresa en el extrajero que remita la constancia del pago al contribuyente pero que no había llegado esta información en los pocos días que existen antes del vencimiento del término de la apelación.

Fallo del Tribunal Administrativo Tributario:

El TAT, en su fallo, se limita a negar la admisión de las pruebas del contribuyente al ser fotocopias. Luego de esta acción el TAT se pierde en argumentos relativos a fallos sobre la presunción de legalidad del acto administrativo y dice que el contribuyente debió aportar las pruebas, sin mencionar cuales son, para que procediera la rectificativa.

Ningún esfuerzo hace el TAT, ni el contribuyente, para indicar que las declaraciones, entre las que se encuentran las rectificativas, no deben ser entendidas como actos distintos a la expresión del contribuyente, expresión que debe ser libre y presumida cierta hasta demostrarse lo contrario mediante un verdadero acto administrativo que se llama auditoría.

Este fallo resuelve una apelación presentada contra una resolución que llevaba fecha de 1 de julio de 2008 y fue fallada esta apelación el día 21 de marzo de 2013.

La Resolución del TAT está numerada TAT-RF-216 de 2011 y llega a 11 años luego de presentarse la declaración de renta a rectificar.

Vea fallo completo (ver fallo).