DGI grava remesas no deducidas y TAT dice no ver pruebas.

Fecha de Noticia: Agosto 16, 2013

Por: Carlos Urbina

En el 2005, las autoridades de turno decidieron reformar las normas de retención por remesas. Por alguna rara razón, decidieron añadir al 694 del Código Fiscal el requisito de la deducibilidad del gasto para proceder a la retención por remesas. Esto claramente establecía un contrasentido conceptual en la razón de ser de la retención por remesas.

En  el caso que tratamos, un contribuyente utilizaba el método de obra terminada para reconocer su ingreso. Por lo tanto no existe gasto deducible, al menos en la declaración de rentas, hasta acabar la obra de construcción.

Resolución Original:

La DGI procedió a gravar al contribuyente sin referirse a la realidad de este texto legal (artículo 694 1-b) . La remesa se relacionaba con gastos de publicidad, fabricación de planos, compra de paneles, entre otros.

Reconsideración del Contribuyente:

El contribuyente se defiende indicando el texto expreso de la norma (artículo 694 1-b del CF) que claramente dispone que procederá la retención por remesas en los servicios pagados a no domiciliados y agregan cuando este monto "... haya sido considerado como gastos deducibles por la persona que los recibió".

La razón de no llevarlo al gastos o al costo está en que, en esos años, estos montos están capitalizados en la cuenta "construcción en proceso" para luego ser llevados a la cuenta de activo fijo una vez la construcción se ha terminado. Por lo tanto, en atención al artículo esgrimido por el contribuyente, la defensa del contribuyente indicó que sólo procedería la retención si alguno de esos items incluidos en la cuenta "construcción en proceso" es llevado a gastos o a costo una vez termine la obra de construcción.

El Director de Ingresos falla la reconsideración del contribuyente sin tomar en cuenta el argumento de decucibilidad del monto remesado como requisito para retener. Así las cosas se mantiene en todas sus partes el alcance reconsiderado.

Apelación del Contribuyente:

El TAT falla el 17 de mayo de 2013, resolviendo esta apelación presentada conta la Resolución 201-7175 de 10 de septiembre de 2010.

El Tribunal Administrativo Tributario prefirió la salida habitual de no ver pruebas de los alegatos del contribuyente. Rápidamente, en lugar de analizar el argumento de derecho, el TAT procede a decir que "la esencia de los recursos gubernativos es la de debatir cuestiones puramente de derecho..."

Sin ver el "derecho" el TAT procede a indicar que los actos de la DGI se presumen legales e indica que el contribuyente debe tener la "carga de la prueba".

Entre otros argumentos el razonamiento medular del TAT parece ser que la deducibilidad no es, según esos funcionarios, un requisito para proceder o no a la retención de una suma remesada a un no domiciliado.

De esta forma, con la resolución TAT-RF-054, vemos como un contrasentido legal encuentra un sentido años después de la aplicación de la norma.

La Resolución del TAT está numerada como No. TAT-RF-054 de 2013 en el expediente 119 de 2013 y llega a 2 años y 8 meses de la Resolución recurrida.

Vea fallo completo (ver fallo).