TAT rechaza otra apelación por no presentar detalle de otros costos ni pruebas tendientes a su verificación por DGI.

Por: Carlos Urbina

Uno los primeros Blogs de Momento Fiscal (Lea Blog.), versó una Resolución del Tribunal Tributario donde confirmaba una negación a un CAIR con base a que sólo las facturas podrían probar el renglón de otros costos/gastos. Momento quería escuchar la opinión de nuestros lectores y vaya reacción que nos llevamos. Se activó un interesante debate, con opiniones a favor y en contra de este requisito del TAT.

En ese momento el TAT había indicado que sólo una factura podía probar el renglón de "otros gastos/costos". En el caso que nos ocupa, el TAT no hace mención de este requisito, en lo que parece una variación de esta posición extremadametne formalista.

Veámos qué contiene esta resolución.

Motivos de la negación de la solicitud:

La DGI había negado la no aplicación del CAIR al objetar el renglón de otros costos por no contar con un detalle de qué items conformabana este renglón de la declaración de renta de contribuyente.

Argumentos de la reconsideración:

Como resulta lógico, el contribuyente reconsidera indicando que este no es (como en efecto no lo es) un requisito del Decreto 170 ni del Código Fiscal para las solicitudes de no aplicación del CAIR. Junto con este argumento, el contribuyente añade un detalle de estos "otros costos". Este detalle es básicamente un desglose de los itmes que conforman el renglón de otros costos. En el caso de este contribuyente, al ser una empresa de transporte marítimo, aéreo y terrestre, estos costos eran:

1. Importaciones marítimas.

2. Exportaciones aéreas.

3. Importaciones aéreas.

4. Exportación marítima.

5. Costo de Agencia.

6. Costo de locales.

Agregó el contribuyente que la razón para no desglosar estos 6 itmes está en el hecho de no tener renglones específicos en la declaración de rentas para poder colocarlos. A falta de estos renglones específicos los 6 items terminan agrupados en esta línea (otros costos). El contribuyente agregó que en ninguna forma esta agrupación significacaba que estos itmes no eran necesarios para la producción de la renta y/o conseravación de su fuente. Adcicionalmente el contribuyente menciona que si el Fisco hubiese pedido este detalle (antes de negar la solicitud), se le hubiese presentado.

El fallo tiene párrafos que no indican con claridad quién se expresa en qué momento y por quien. Específicamente, en la página 29, en sus tres primeros párrafos, el fallo indica:

"...

...

Por lo que, no se puede interpretar de manera alguna que mantener el rechazo, es la exigencia de la Dirección General de Ingresos de nuevos requisitos al contribuyente... ya que lo que se exige es la aportación de pruebas fehacientes y conducdentes ... para así resolver esta instancia procesal"

¿Es esta una frase de la Dirección de Ingresos o del TAT? En cualquiera de los casos, la frase responde al cuestinamiento del contribuyente que indicaba que la DGI establecía un nuevo requisito, no contemplado en el artículo 133 del DE 170, al no haberse aportado un detalle de otros costos con la solicitud original de no aplicación del CAIR.

Sin razón aparente, el contribuyente no solicitó un peritaje con su reconsideración. Esta es una diferencia significativa con el caso que analizaba nuestro 2do blog y que, juzgamos, marca una desventaja en la defensa del contribuyente.

Argumentos de la apelación:

En el escrito de apelación, el contribuyente argumenta que se había presentado la prueba del detalle de otros costos junto con la reconsideración. Por lo tanto, decía que se había entregado ya lo que el Fisco utilizó para negar la solicitud.

Añadió un elemento interesante y que no habíamos visto hasta este momento. El uso de una aceptación que la DGI había hecho a una solicitud previamente presentada (años atrás) por parte del contribuyente. En este momento el contribuyente alega que el Fisco debió mantener la uniformidad de sus actos anteriores y, ante el mismo renglón de otros costos usado años atrás, debió tenerse el mismo resultado ya que no se había pedido ningún detalle anteriormente.

Consideraciones del TAT:

El TAT, a nuestro juicio, gasta tinta innecesaria en elucubraciones que no vienen al caso en concreto. Pese a esto, la Resolución trata de decir (al menos así lo entendemos), que de oficio no podía la DGI, ni el TAT, confirmar que los otros costos fueron realmente incurridos por el contribuyente.

En la parte más relevante del argumento del TAT se dice:

"Caudal probatorio aportado por el Recurrente: Al respecto se observa que en el escrito que contiene el recurso de reconsideración y el escrito de apelación interpuesto contra la resolución recurrida, el recurrente no presenta, ni se observa en el expeidente pruebas, ni se solicita la prácitca de ninguno de los medios probatorios permitidos por la Ley en este tipo de procesos"

Rescatamos como un avance del TAT no citar que sólo las facturas son el medio idóneo para probar un renglón de otros costos. Sin embargo, todavía vemos resabios de esa pasada interpretación en la frase siguiente con la que termina la parte motiva de la Resolución:

".., no lo hace a través de la documentación pertienente clara y certera, sea por medio de factura o documetno equivalente, ..."

Estamos seguros que este cambio en el lenguaje utilizado por el TAT llevará a los magistrados y funcionarios de esta entidad a una mejor comprensión de que el costo es un valor y no una sumatoria que pueda sacarse de totalizar una serie de documentos, por lo tanto, no necesariamente exista una factura en el renglón de otros costos.

Lea Fallo Completo.