Benavides cambia posición ... en histórico salvamento

Por: Carlos Urbina

Con fecha de 13 de agosto de 2012, la Honorable Corte Suprema de Justicia, emite un fallo relacionado con el CAIR que fue negado en primera instancia por las razones siguientes.

Argumentos usados por la DGI en su rechazo original:

1. La DGI insistía en utilizar la proporción directa a los costos y gastos para atribuirlos a renta local y de fuente extranjera (este CAIR se relacionaba a un año anterior a la norma que establece el Máximo de Costos y Gastos Deducibles).

2. Como ha sido recurrente en los argumentos de la DGI, el segundo punto de rechazo se limitó a decir que el contribuyente no aportó "pruebas" de la utilización de una forma distinta a la proporcionalidad directa en costos y gastos atribuídos a renta local y de fuente extranjera.

Argumentos del contribuyente:

El contribuyente estima violados varios artículos del Código Fiscal y de la Ley 38 de 2000. Específicamente estima violada la norma que permitía (antes de la implementación del Máximo de Costos y Gastos de Deducibles), que el contribuyente atribuyera los costos y gastos a la renta exenta y gravada sin estar obligado a una proporción mandatoria.

Adicionalmente el contribuyente estima violados los artículos de la Ley 38 que indican que la Administración no puede exigir documentos distintos a los consagrados por ley. Adicionalmente el contribuyente manifiesta que es imposible conocer, ante una solicitud genérica de "información", qué documentos necesitaba la DGI.

El paradigma enfrentado por el contribuyente ha sido recurrente en el pasado, es decir, qué y cuándo aportó a la DGI en momentos en que la institución dice "no contar con información" para resolver la solicitud de no aplicación del CAIR.

Decisión de la Corte:

La Corte toma la posición que ha asumido en otros casos al decir que el contribuyente debió aportar unos supuestos documentos que ni especifica en su fallo ni están listados en ninguna norma de nuestro país. De esta forma, decide en contra del contribuyente.

Lo único rescatable del fallo es el Salvamento de voto del Magistrado Benavides que llega a preguntarse, por primera vez a nivel de la Corte Suprema, qué documentos son estos, qué obliga al contribuyente a entregarlos y quién tiene el cargo de la prueba en situaciones donde la DGI simplemente dice no tener documemtos que no pidió y que nunca ha definido cuales son.

Esta es una significativa variación de los fallos anteriores del Magistrado Benavides donde poco o nada se elaboraba sobre la necesidad de contar con un esfuerzo de parte de la DGI en buscar la verdad material. Estos fallos incluso llegaron aresultados distintos ante situaciones iguales. (ver fallos).

En su salvamento el Magistrado Benavides llegó a decir:

"En el presente caso sub iudice, la Administración Tributaria estaba en la obligación ..., y en cualquier caso, llevar a cabo todas las investigaciones pertinentes con el único propósito de establecer la verdad material sobre la declaración de rentas rendida por el contribuyente; esto es, exigir todos y cada uno de los documentos e informes a satisfacción, incluyendo, información sobre el sistema de costeo aplicado ... en fin, llevar a cabo todas las diligencias que fueran necesarias para disipar cualquier duda sobre las pretensiones del petente..."

Agregó el Magistrado:

".. es fácil advertir que, la Dirección General de Ingresos a pesar de contar con las facultades necesarias, no llevó acabo una investigación prolija que arrojara resultados claros y precisos sobre el sistema de contabilidad, especial ..."

Lea fallo completo.